Básicamente, y de forma resumida, la teoría de las banderas propone que se ubiquen las partes importantes de la vida personal y profesional en diferentes países / jurisdicciones, compatibles entre sí y aportando las máximas ventajas.

Vivir donde quieras, tener tu patrimonio a salvo, no dejar huellas y pagar nada o muy pocos impuestos. ¿Suena bien? ¿Demasiado bien? Quizás para algunos que viven en países de alta tributación sí, pero no es ni complicado ni ilegal, no te preocupes, sin embargo sí requiere algunos compromisos respecto a la vida que has llevado hasta ahora.
Y aunque muchos (o la gran mayoría) que adopte la Teoría de las Banderas se convierte en PT, es decir Perpetual Traveller o Turista Perpetuo, no tiene porqué ser así. Puedes establecerte en un país de baja tributación, o incluso en países que no aplican impuestos sobre la renta de las personas físicas, siempre y cuando hayan obtenido dichas rentas FUERA del país de su residencia fiscal. Curiosamente, ni siquiera tienes porqué vivir en ese país si no quieres, y puedes seguir beneficiándote de esa excepción.

¿Cuántas banderas meter en tu Teoría?

Originalmente cuando Schulz diseñó las primeras banderas de la teoría, estas eran 3, hace 50 años. Después Hills las convirtió en 5. Yo personalmente diría que existe un mínimo 7 para mi sistema. Pero hay otros expertos en el tema que las han aumentado hasta 12 y 13. Realmente no es un tema cerrado o rígido, cada uno debe adaptar las banderas a su situación personal y en la medida que esté dispuesto a expandir sus banderas y países.
Una bandera dentro de la teoría representa un país. Se trata de elegir bien un país para cada uno de tus pilares necesarios para diversificar y proteger tu patrimonio, lejos de las garras de los Estados del mundo.

Al lío, la teoría de las 5 banderas de Hills serían:

Bandera 1: Tu nacionalidad
Bandera 2: Tu residencia fiscal
Bandera 3: Donde está tu negocio
Bandera 4: Donde está tu patrimonio (dinero, cuentas bancarias, inversiones)
Bandera 5: Donde vives TÚ realmente, donde pasas el tiempo y te diviertes 😉

Yo añado,
Bandera 6: Tu seguro de salud
Bandera 7: Tu presencia online – servidores y dominios
Podríamos incluir Educación, Matrimonio, Hijos, Turismo Médico, separar Cuentas Bancarias Corrientes de Inversiones y Aohoro etc. Cada uno en un país distinto por diferentes intereses, pero dado que yo estas partes no las tengo contempladas en mi vida personal, y por tanto no tengo experiencia real sobre la que basar mis comentarios y exposiciones, me limito a mis 7 banderas.

La Teoría de las Banderas te convertirá en ciudadano del mundo, no “pertenecerás” a ningún Estado, ninguno te podrá reclamar tu “totalidad”, no podrá bloquearte todos los aspectos de tu vida con un simple cambio legislativo (véase corralitos, devaluaciones de moneda, cierre de fronteras, retención de pasaporte, etc.)
 
 
Bandera 1 – Tu nacionalidad
En la mayoría de los casos tu nacionalidad la tienes asignada desde nacimiento. Seguramente pensarás que esto tiene poco remedio, es la que es pero no tiene porqué ser así. Puedes obtener una segunda o tercera nacionalidad sin tener que entregar la primera, ya no solo por la diversión de coleccionarlas, sino por cuestiones de practicidad a la hora de viajar por ciertos países.

Hay nacionalidades que son idóneas para viajar por muchos países sin visado, otras no tanto. De manera que para elegir una segunda nacionalidad, no debes perder de vista que haga ”buen equipo” contigo y realmente te sea útil.

Por ejemplo, y aunque de entrada pueda parecer extraño, una de las peores nacionalidades que puedas desear es la americana, ya que estarás obligado a tributar por TODOS los ingresos que puedas obtener a nivel mundial y deberás cumplir con las leyes americanas aunque vivas al otro lado del globo.

OJO, siempre hablamos de obtener la nacionalidad y el pasaporte de forma totalmente legal, nada de acceder a mercados negros o la deep web, que esto nunca saldrá bien y te traerá más problemas que beneficios.

En un post aparte hablaremos sobre los países donde con inversiones de alrededor de 250.000USD/€ puedes acceder a una segunda nacionalidad, o con solo 2 años de residencia puedes aspirar a recibirla, incluso sólo 1 año si te casas con alguien nacionalizado.
 
 
Bandera 2 – Tu residencia fiscal
Elige un país desde el cual organizas tu vida, donde pagarás tus impuestos si es necesario. Suena extraño, pero existen países en los cuales no se pagan impuestos sobre las rentas obtenidas dentro del país, aunque quizás esos no sean los que me te tienten ahora mismo para vivir.

Pero hay otros tantos países que sí son muy interesantes para muchos, donde no se pagan impuestos sobre los ingresos generados fuera del país de residencia.
Y por último, dispones de países donde pagas una tarifa plana de impuestos independientemente de tus ingresos o tasas, muchísimo más bajas que las de tu país original.

Es decir, no todo es blanco o negro. Hay muchos matices y, según tus preferencias personales, puede ser más o menos interesante un país u otro. De suma importancia es elegir bien en relación a tu nacionalidad, ya que hay leyes en tu país de origen, que pueden tirar al traste si te marchas a un país de baja o nula tributación incluido en las listas negras, por lo que te obligarán a tributar durante X tiempo de forma habitual aunque ya no vivas oficialmente ahí.
Infórmate bien con tu asesor fiscal. En caso que no pueda ayudarte tu equipo de asesores tradicionales, contacta conmigo y te informaré sobre este tema.
 
 
Bandera 3 – Donde está tu negocio
Lo ideal es que elijas un país de baja o nula tributación sobre los rendimientos de tu negocio, desde donde vas a recibir tu sueldo o dividendos, los cuales tampoco serían gravados con impuestos en origen. Suelen ser países pequeños, poco conocidos o totalmente desconocidos, y que suelen ser clasificados como paraísos fiscales.

Pero, y ahí es donde entra una buena planificación, que aunque sea legal hacerlo así, no siempre es la mejor opción, ya que a nivel de credibilidad tanto con tus clientes como con la hacienda local de tus clientes, puede convertirse en un problema.
Puedes tener clientes que nos les hará gracia trabajar con sociedades de Panamá, tras el supuesto escándalo de los “papeles de Panamá” (digo supuesto ya que la mayoría de operaciones eran totalmente legales). Y directamente las facturas de Belize, en una contabilidad española, o ni son aceptadas o hacen saltar todas las alarmas.

Pero no te preocupes, hay muchísimas opciones, incluso mucho más interesantes hasta en la vieja Europa, con países como UK, Irlanda, Bulgaria, Rep. Checa, Hungría, a parte de los más típicos como Malta o Chipre, que disponen de un sistema tributario muy ventajoso y menos “exóticos” que hacen pasar mucho más desapercibidos tus actividades empresariales.

No siempre es la mejor opción no pagar nada de impuestos, si con una estructura de factura fiscal reducida puedes tener mayor tranquilidad y sencillez de ejecución.
Las modas o tendencias hacen a muchos montar empresas offshore, incluso por poco dinero, pero al final les salen muy caras, ya sea por mantenerlas o porque son poco funcionales en el fondo para sus negocios. Infórmate bien y diseña una buena estructura.
 
 
Bandera 4 – Donde está tu patrimonio
Deberías plantear tener tus activos, que tanto te cuesta ganar, bien protegidos lejos de gobiernos o políticas inestables. Busca donde puedas tener garantizada una protección legal sobre tus inversiones, sobre tu dinero en cuentas que no pueden ser “sableadas” por el gobierno de turno solo porque le interesa recaudar o directamente expropiar vía corralitos o similares.

Es tu dinero, que has ganado de forma legal. Es tu seguro de futuro, es tu garantía de poder cubrir tus necesidades y las de tu familia cuando ya no quieras o puedas trabajar. Piensa bien donde inviertes, donde guardas tu patrimonio.
 
 
Bandera 5 – Donde vives TÚ realmente
Puede parecer de cierta lógica que debes vivir donde tienes tu residencia fiscal, pero no es así. Quizá porque simplemente no te apetece estar viviendo en un mismo sitio para siempre, pero quizá también porque es sumamente caro. No caro por tema de impuestos sobre tu renta o ingresos, ya que es posible que hayas elegido un país que no te cobra nada de impuestos sobre los ingresos que obtienes fuera del país, sino caro porque dentro de ese país de residencia hay impuestos directos como el IVA muy altos, que hacen que vivir y consumir a diario se vuelva caro. La comida, gasolina, alcohol, la diversión nocturna, la diurna mediante deportes o lo que a cada uno le divierta, pueden ser extremadamente caros.

Es mejor que evalúes bien con que te gusta pasar el tiempo, que te gusta hacer y de qué manera, qué estás dispuesto a pagar por tener la vida que sueñas. ¿Lo tienes? Pues es ahí donde deberías pasar el tiempo, tu “sitio recreativo”.

Pero ojo, no podrá ser de forma permanente, ya que la mayoría de los países funciona con la regla de los 183 días. De manera que, si superas la estancia de más de medio año aunque sea por 1 día, estarás obligado a tributar en ese país. Salvo los norteamericanos, como ya mencioné antes, que deben tributar siempre en USA con todo lo que generan en el mundo mundial.
 
 
Bandera 6 – Tu seguro de salud
Una de las banderas que yo añado a las 5 tradicionales de Hill’s es la del seguro de salud. Hay compañías internacionales especializadas en cubrir todos los aspectos sanitarios respecto a tu salud a nivel global, sin independencia por donde te muevas.

Para muchos es impensable no estar dentro del sistema “gratuito” sanitario de su país de origen (pongo gratuito entre comillas, porque supongo que si estás leyendo esto, sabes que no hay nada gratis, todo cuesta y se paga con IMPUESTOS, lo uses o no lo uses, pero saldrá de los impuestos que tú pagas en tu país), pero déjame decirte que hay vida y salud más allá de la Seguridad Social Nacional.

Cuando elijas una compañía aseguradora no te olvides de un valorar las opciones de cubrirte lo más caro y complicado, dejando fuera la gripe y temas menores. ¿Por qué? Porque por cada cosa adicional que asegures, tu cuota sube, eso es lógico. Pero al ser compañías de primer orden en países punteros (supongo que querrás estar “seguro” que te aseguran bien, ¿no?), el cálculo que usan para un médico de familia para una gripe no es precisamente bajo.

Por el contrario, si tienes pensado vivir en países de un coste de vida más bajo en relación a tu vida anterior, donde tu dinero de divisa fuerte (euro o usd) vale mucho, es aconsejable pagarte la consulta privada de tu bolsillo, para así mantener tu cuota más baja. A la vez, si necesitas ser operado, tratado y hospitalizado, podrás elegir los mejores hospitales y médicos del mundo.

Un buen amigo se quiso hacer el láser ocular para no usar más gafas y lentillas, y lo que en Alemania le costaba 3000€, se lo hizo en Lituania por 800€. Quizás este tema podría ser una bandera a parte, la del Turismo Médico, pero sinceramente no lo he vivido aún en primera persona, por lo que al menos por el momento no lo incluiré.
 
 
Bandera 7 – Tu presencia online
Si generas tus ingresos mediante negocios online, a título personal recomendaría poner tus servidores de hosting y dominios también en países que te aportan cierta protección y, porque no, anonimato.

Protección en el aspecto que no puedan bloquearte, spamearte, robarte datos, demandarte con demasiada facilidad o simplemente censurarte. Los datos de tu negocio y los de tus clientes debe estar a salvo, es tu activo principal.

El tema anonimato no lo menciono porque crea que vayas hacer algo ilegal, de hecho considero que ya sabrás a estas alturas que aquí nunca hablaremos de hacer las cosas fuera de la ley, sino todo lo contrario, aprovecharnos de las legislaciones internacionales existentes para desarrollar nuestra estructura.

Pero si puede ser deseable o hasta necesario, por ejemplo en un lanzamiento de un nuevo proyecto, que la competencia no pueda acceder a información sobre quiénes están detrás, ya sea por darles ventaja o simplemente por posibles incompatibilidades de los propietarios o temas legales en cuestiones de herencias, divorcios, etc.

Igualmente tus dominios deben estar a salvo de censura o temas mencionados arriba, además tus emails deberían estar cifrados y bien seguros.

Conclusión

Como has podido ver, la idea es tener tantas banderas como puedas o quieras para así garantizarte no pertenecer a ningún estado en concreto en tu totalidad.
Tampoco es conveniente invertir en una sola acción o un solo fondo, de manera que no confíes en un solo estado o país tu integridad.

Si diversificas tu vida privada y profesional en estas 7 banderas, o las que tu decidas, alcanzarás ese momento tan esperado de vivir en libertad, sin Estados, como Ciudadano del Mundo. Por supuesto no significa que tengas que estar viajando constantemente, en absoluto. Puedes retirarte a tu residencia fiscal y vivir como siempre has soñado 🙂

Este proceso, este camino de convertirse en una persona libre, puede y debe hacerse acorde a cómo cada uno se sienta cómodo. Puedes empezar poco a poco con pequeños ajustes, o puedes tomar el toro por los cuernos y marcharte en 4 semanas. Todo depende de lo que buscas y deseas.
¿Te has quedado con ganas de saber más? No te preocupes, te ayudaré a través este blog, mis consultorías y seminarios intensivos de fin de semana.

No te pierdas ninguna actualización, suscribete a mi Newsletter sin compromiso alguno. Si quieres consultarme o comentarme alguna cosa, puedes hacerlo desde los mensajes de esta página o al mail encriptado turistaperpertuo@unseen.is si buscas más anonimato.

Y si te gusta lo que hablamos aquí, compártelo, de antemano te doy las gracias por ello 😀

5 Comentarios

  1. Interesante. Me surgen muchas, pero muchas dudas…. 😆😆😆😆
    La primera… para todo esto hay que tener pasta. ¿A partir de cuanta cantidad compensa?

    • No es necesario ser rico o tener mucho dinero para aplicar la teoría de las banderas. Lo que si es necesario es que quieras cambiar el chip y salirte de lo habitual (o lo que se supone que es normal). Si p.e. tienes un trabajo de 9 a 5 por un sueldo y quieres marcharte y vivir de algun negocio online, hay muchas opciones en el mundo donde vivir por 1000€/Usd al mes todo incluido, cerca de alguna playa, monte o lo que te guste. Simplemente debes elegir un país donde el dinero que ganas vale más. Esto se le llama “geo-arbitrage”, y tambien es aplicable a la subcontratación del colaboradores, etc. Aprovechar el apalancamiento que te ofrece ganar dinero en una moneda fuerte, te permite hacer cosas que de seguir viviendo en un país de alta tributación no es posible.

      Si tienes más dudas, aqui estaremos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

catorce − 11 =

limpiar formularioComentarios de la entrada