Una de las preguntas que surgen más habitualmente en charlas y conversaciones es sobre el tema de querer crear una empresa en el extranjero para reducir cargas fiscales pero a la vez quedarse viviendo en España (o cualquier otro país de origen).

¿Es legal crear una empresa fuera de España pero vivir dentro del territorio español?

De entrada, decir que es totalmente viable y legal crear una empresa en cualquier parte del mundo desde tu país de origen, no  hay nada que objetar.

Pero ahí, la cuestión principal, si quieres hacer eso para pagar menos impuestos, ya el tema pierde sentido. Aunque si solo se trata de la sociedad en el extranjero, mientras no vuelques dinero hacia ti, no tienes mayores problemas.

Pero, ¿es rentable hacerlo?

¿Por qué? Pues porque si tú tienes tu centro de vida y actividad habitual en, por ejemplo, España pero tienes y diriges una sociedad en Reino Unido o Delaware/USA, se entiende que eres residente fiscal español y tendrás que cumplir con la normativa española.

Cabe la posibilidad de no decir nada (que no cumplirías con tu teórica responsabilidad), trabajar y gestionar la empresa extranjera sin más, pero cuando llega el mayor dolor de cabeza es cuando quieres traer el dinero a tu cuenta bancaria española. En ese momento puedes tener dos inconvenientes:

1.- Pueden saber que tienes ingresos desde el exterior y vincularte con esa empresa.

2.- Tendrás que declarar esos ingresos en tu declaración de la renta de las personas físicas IRPF.

¿Qué dice la regulación española?


Antes de seguir, te dejo un extracto de la regulación respecto al tema de la residencia fiscal de las personas físicas, ya que en realidad las empresas no son el problema en sí, sino el dinero que dan a sus socios, propietarios, empleados, etc. La fuente esta aquí, la parte negrita es lo realmente importante.

Artículo 9 Contribuyentes que tienen su residencia habitual en territorio español

  1. Se entenderá que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

  1. a) Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este período de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas, salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país. En el supuesto de países o territorios considerados como paraíso fiscal, la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en éste durante 183 días en el año natural.

Para determinar el período de permanencia al que se refiere el párrafo anterior, no se computarán las estancias temporales en España que sean consecuencia de las obligaciones contraídas en acuerdos de colaboración cultural o humanitaria, a título gratuito, con las Administraciones públicas españolas.

De momento vemos que se es residente por la regla famosa de los 183 días, que viene a decir que si pasas menos de 183 días en un país, no se te considerará residente fiscal. Es por ello que, en la teoría de las banderas, se recomienda o bien residenciarse en un país de baja o nula tributación, o tener 2 o 3 países de preferencia en los que pasar menos de 183 al año en cada uno, para no estar obligado a tributar en ninguno de ellos.

Ahora bien, si te marchas de España y te vas a un país de los considerados por la OECD Paraíso Fiscal (tienes un listado al final), mucho cuidado ya que no basta con decir a la Hacienda española que ya no estás más de 183 días en España, dado que como acabamos de leer, tendrás que demostrar que de verdad pasas durante al menos 183 días en dicho país. Si no lo estás de verdad, vas a tener problemas. No es suficiente en la mayoría de los casos tener una casa (alquilada) o dirección postal, necesitas pruebas fehacientes que lo demuestren. Se sabe que Hacienda, a más de un famoso, lo han pillado simplemente contabilizando sus apariciones en público en territorio español, por lo que han demostrado que ha pasado más de 183 en España. Seguimos….

  1. b) Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta.

Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando, de acuerdo con los criterios anteriores, resida habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél.

Por otro lado, pensar que es suficiente radicarse uno mismo fuera del país, pero dejando su mujer o marido en casa, ya que los niños van al cole aún, desde luego no es opción. De ahí que se hace claramente hincapié, que el centro de vida esté o no en el país. Y si tú estás fuera pero el resto de tu familia dentro, no te valdrá el plan.

Respecto a la primera parte del apartado anterior, es muy importante destacar que si tienes, por ejemplo, una empresa en Irlanda, pero la diriges desde Murcia, tu página web está en español, con teléfono geográfico español y todos tus clientes españoles, la Hacienda española considerará que tienes núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta en España.  Por lo tanto, tributarás como empresa residente en España y tendrás que cumplir como autónomo con tu correspondiente alta.

Seguimos…

Artículo 8 Contribuyentes – Son contribuyentes por este impuesto:

  1. a) Las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español.

  2. b) Las personas físicas que tuviesen su residencia habitual en el extranjero por alguna de las circunstancias previstas en el artículo 10 de esta Ley.

  3. No perderán la condición de contribuyentes por este impuesto las personas físicas de nacionalidad española que acrediten su nueva residencia fiscal en un país o territorio considerado como paraíso fiscal. Esta regla se aplicará en el período impositivo en que se efectúe el cambio de residencia y durante los cuatro períodos impositivos siguientes.

Esto es un punto de suma importancia. Si te marchas de España y te radicas en un país de los clasificados “Paraíso Fiscal” por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), estarás obligado a tributar en España 4 años más aunque realmente ya no estés generando ingresos en el país.

Pero como siempre, hay soluciones si de verdad vas a trasladar tu centro de vida y operatividad profesional fuera de España y pasa por algo tan sencillo como primero mudarte a un país de baja tributación pero que no es considerado Paraíso Fiscal, como puede ser Bulgaria con su tarifa plana del 10% de impuestos, tanto para personas físicas como jurídicas (empresas). Tras ese primer año, puedes irte a vivir a cualquier isla paradisíaca en el Caribe aunque sea un Paraíso Fiscal para ti y/o tus negocios.

Hay, por supuesto, muchas otras alternativas y combinaciones, pero si pretendes quedarte en tu país de origen, las opciones se limitan y, a la vez, sinceramente, se salen de la filosofía de este blog y la filosofía del Turista Perpetuo, que supone que vive viajando y trabajando, no quedándose en casa. 😉

En próximos posts abordaremos otras opciones y detalles a considerar para que tus planes salgan lo mejor posible. Recuerda suscribirte al Newsletter para estar siempre al tanto y seguirnos en Facebook.




Aquí te dejo la lista de los 33 países considerados, a día de hoy, Paraísos Fiscales para el fisco español:


-Andorra

-Anguila

-Antigua y Barbuda

-Curazao

-Aruba

-Bahamas

-Baréin

-Belice

-Bermudas

-Chipre

-Dominica

-Gibraltar

-Granada

-Guernsey

-Islas Cook

-Isla de Man

-Islas Caimán

-Islas Marshall

-Islas Turcas y Caicos,

-Islas Vírgenes Británicas

-Islas Vírgenes de los Estados Unidos

-Jersey

-Liberia

-Liechtenstein

-Maldivas

-Malta

-Mauricio

-Mónaco

-Montserrat

-Samoa

-San Cristóbal y Nieves

-San Marino

-San Vicente y las Granadinas

-Santa Lucía

-Seychelles

-Vanuatu

Aclarar que estos temas son muy complejos y no todo es blanco y negro, para cubrir todos los flecos conviene consultar con un asesor / abogado fiscal. Si no conoces ninguno o el tuyo no sabe responderte (pasa más de lo que crees, estos son temas no muy habituales hoy en día), pregúntanos y te orientaremos.
En este blog solo hablamos de experiencias obtenidas y que nunca deben entenderse como instrucciones ni recomendaciones legales. Sé responsable, infórmate y tomas buenas decisiones!

5 Comentarios

  1. ¡Hola Christian!

    Muy interesante. No sabía que estabas metido en estos temas de PT, teoría de las 5 banderas, etc. 🙂

    Sobre el crear una empresa fuera: además del problema de traerse el dinero, tengo entendido que si la dirección efectiva de la empresa está en España, entonces la sociedad debería pagar impuestos allí.

    ¿Cómo lidias tú con ese tema?

    ¡Un abrazo!

    • Hola Ángel, bienvenido a mi nueva (y aún muy humilde) casa, un auténtico honor tener a un grande como tu en ella 🙂

      Descubrí el tema PT hace cosa de 5 años, desde entonces no he parado en investigar, aprender y aplicar sobre ello.

      Respecto a lo que comentas: efectivamente, si la dirección física/efectiva de tu negocio está en España y por lo tanto se supone que el centro de tu actividad de la empresa también lo es, ya puede ser una LTD de Uk, de Irlanda o de Delaware, tendrá que tributar y llevarse por la legislación española, aunque sea no-residente con o sin establecimiento (p.e. son los CIF’s que empiezan por W- para no residente, N- para extranjeras).

      Pero igualmente, aunque tengas una empresa fuera de España pero la diriges desde España, tus clientes estan en su casi totalidad en España, solo tienes web en español, etc, se entiende que la empresa debe tributar en España.

      Yo concretamente al tener diferentes actividades tambien tengo diferentes empresas, adaptadas a cada público / mercado. En todo, y para mi es el punto más a tener en cuenta sobre todo por la teoría de las banderas, lo idóneo es residenciarse fiscalmente en un país de nula o baja tributación para las personas físicas Y (en mayúsculas) que solo te hace tributar sobre los ingresos que generes dentro del país. Esto combinanándolo con una empresa ubicada en un país de baja o nula tributación para sociedades, te hace el tandem perfecto, sobre todo si trabajas de forma online con info-productos.
      Por lo tanto todos los ingresos que generas fuera del país, están libres de impuestos para ti. Lo cual te permite pasar p.e. 180 días en España y el resto en tu país de residencia, o simplemente viajando por el mundo sin estar más de 183 días en ningún país que no sea el de tu residencia, trabajando, viajando, viviendo 🙂

      Un abrazo!!!

  2. Justo estaba preguntándole eso a una amiga abogada y teníamos mil dudas. Me parece genial que sigas ahondando en el tema porque es algo muy complejo y que mucha gente necesitamos entender.
    Chapó!

    Chuuuuu!!

    • Hola Caro!

      Seguiremos creando más contenidos al respecto, si quieres que toquemos algún tema concreto, avisa! Si es verdad que muchos asesores o gestores en estos temas tan concretos y especiales y sobre todo internacioanles no están a la última.

      Gracias por leer y seguirnos 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

cinco × 4 =

Comentarios de la entrada